Skip to content Skip to main navigation Report an accessibility issue

#SembrandoJuntos: Lección 3: la vida secreta de los frijoles

 

Read this lesson in English

¡Bienvenidos a nuestro reto #SembrandoJuntos! En esta ocasión, exploramos la fascinante historia detrás de los frijoles. Los frijoles son semillas comestibles que han sido cultivadas por miles de años y forman parte de platos típicos en muchas culturas. Callie Bennett, educadora del McClung, se unió a nuestro reto #SembrandoJuntos y nos comparte su proyecto en estas fotos. En esta primera imagen, vemos el crecimiento de una planta de frijol negro después de tres días de sembrada. El brote blanco se llama radícula, y representa los comienzos de una raíz. En la siguiente foto, Callie nos muestra cuánto la planta ha crecido después de cinco días ¿Notas cómo crecen las raíces y cómo algunas hojas comienzan a aparecer?

Los frijoles de Callie están brotando

Callie cultiva una especie de frijol denominado “ el frijol común” (Phaseolus vulgaris) y pertenece a la familia botánica de las leguminosas. Otros ejemplos de leguminosas son los guisantes, garbanzos, lentejas y las soja (soya). 

Un dato interesante sobre las leguminosas es que son fijadoras de nitrógeno. Todas las plantas necesitan nutrientes como el nitrógeno, fósforo  y potasio para desarrollarse adecuadamente. Las leguminosas enriquecen el suelo con nitrógeno, aportando nutrientes para su propio crecimiento y para el de las matas a su alrededor.  Por este motivo,  el frijol se siembra frecuentemente junto a otras plantas como el maíz. 

La especie Phaseolus vulgaris incluye variedades como las judías verdes, los frijoles colorados y los frijoles pintos entre muchas otras. Además de su diversidad, el frijol también posee cualidades nutricionales tales como un alto contenido en fibra, proteína y minerales como el hierro, magnesio y zinc. Asimismo, son una opción económica con una larga vigencia de almacenamiento. En condiciones óptimas, los frijoles secos pueden preservarse hasta 7 meses en la alacena. ¡No es casualidad que culturas alrededor del mundo favorezcan el uso del frijol en sus platos típicos por su sabor y valor nutricional! 

Los frijoles de Callie tienen raíces

Tanto la evidencia arqueológica como ejemplos en la historia oral (la leyenda de las tres hermanas) de pueblos indígenas en Estados Unidos apuntan al antiguo legado de los frijoles. Mediante estudios genéticos del frijol moderno y de sus parientes distantes descubiertos en yacimientos arqueológicos, se ha demostrado que la semilla fue domesticada independientemente en Mesoamérica y en la región Andina de Sudamérica hace más de 7000 años. Se estima que el frijol llegó al sureste de Estados Unidos cerca del año 1100 d.C. a través de rutas comerciales. Evidencia científica sugiere que alrededor del año 1300 d.C, los nativos americanos de Tennessee ya sembraban frijoles en conjunto con el maíz y las calabazas. 

¡La próxima vez que disfrutes un plato de frijoles, recuerda que son parte de una larga tradición de cultivo!